• Mis piernas no tienen agenda

    by  • 14/05/2018 • Ponte guapa • 0 Comments

    Probando la nueva Braun Silk Epil SensoSmart gracias a Braun y Madresfera

    Hace unos días, Venus y Madresfera nos ofrecieron una experiencia muy muy aprovechable para revisar nuestras falsas creencias sobre la depilación y presentarnos dos nuevos productos con los que renovar nuestros hábitos en este campo:

    – La nueva cuchilla Venus Swirl.
    – La nueva Braun silk Epil SensoSmart.

    Tienes toda la información aquí, así que yo me voy a centrar en mi experiencia, que es de lo que se trata. Porque cuando hablamos de depilación, hoy en día, nos toca hablar de nuestros hábitos al respecto. Y es que cada una, a estas alturas de la película, hemos elegido cuál es el sistema que más nos gusta, el que mejor nos encaja, en el que confiamos más. Sin embargo, a veces es bueno revisar nuestras creencias más arraigadas y abrir la mente a otras alternativas. Y esto es lo que me ha pasado a mí.

    Vayamos por partes, porque la depilación, al final, es un asunto de zonas, y lo que sirve para una no necesariamente es lo mejor para otras.

    PIERNAS: desde hace tiempo mi método elegido es la cera caliente; una vez al mes, en mi centro de belleza de confianza. Es la que me resulta más fácil porque puedo hacerlo todo de golpe en el menor tiempo posible: ingles brasileñas (lo más eficaz para bañador), muslos y piernas. Para un futuro tengo pensado empezar con láser en las piernas, pero no sé hasta dónde subiré  (digan lo que digan, a mí el láser me duele). Este método mío  tiene una pega: mi agenda. Para pasar por el centro de belleza necesito una cita y cuadrar toda mi infraestructura de madre trabajadora y a veces ‘soltera’ (cuando el papi viaja no tengo ayuda) para cuadrar esa hora disponible. Otro problema relacionado con la agenda: mi actividad deportiva (practico running, natación y doy clase de yoga), y me he encontrado en ocasiones con que esa agenda no se ha cuadrado muy bien y me ha tocado tener que elegir unos leggins más largos, o huir de unos shorts, porque no estaba la cosa preparada. Y esto me da mucha mucha mucha rabia.

    En casos urgentes he usado una máquina depiladora y me ha ido bien.

    AXILAS: estoy terminando sesiones de láser en esta zona, y es algo que recomiendo con entusiasmo. Es una de las zonas que más rabia me da tener ‘descuidada’ y con el láser ahora mismo ya solo necesito ‘recordatorios’. Y entre esas sesiones, uso cuchilla para eliminar el polo vello que queda.

     

    PROBANDO Silk Epil SensoSmart

    braun silkepil 9Lo primero que me ha sorprendido de esta máquina es la multitud de funciones que tiene…. ¿Depilar de raíz, rasurar, exfoliar, en seco, bajo la ducha? Me ha parecido un sueño hecho realidad. Reconozco que he tenido dudas sobre si todo funcionaría bien y de manera fácil, porque me da mucha pereza leer instrucciones.

    Primera ventaja: las instrucciones se entienden perfectamente , son sencillas, claras, breves. Una lectura rápida y ya estaba cargando mi máquina para la primera prueba.

    He probado dos de sus funciones:

    – Depilación de raíz, en seco
    – Rasuradora (para axilas)

     

     

    Tengo que confesar que me ha encantado: la depilación se puede hacer con dos cabezales, uno que te da un ligero masaje para ayudarte a preparar la zona (si te asusta el posible dolor) y otra más fácil de seguir las líneas del cuerpo. Yo me quedo con esta última: la sensación es de adaptación perfecta a las curvas de las piernas y tiene detalles que mejoran la experiencia una barbaridad, como una pequeña luz para visualizar perfectamente la zona por la que pasas; una luz que se pone roja si estás apretando demasiado… El agarre es ergonómico y al no tener cable te puedes depilar en cualquier sitio, cambiar de lugar, moverte como quieres….

    yoga-piernas

    El resultado me ha parecido muy bueno: me quedaron las piernas suaves y ahora estoy esperando a ver cuánto dura el crecimiento del pelo para probar la opción bajo la ducha (aunque confieso que aún me da miedo eso de ponerme bajo el agua con el aparato…. ;-))

    La rasuradora también me supuso una prueba de confianza porque me daba miedo eso de pasarme la máquina por las axilas. Pero fue otro gran hallazgo: hasta la fecha usaba una cuchilla y tenía que graduar presión, posición…. Y con la máquina ha sido perfecto. Y todo en uno. Eso es lo que más me gusta: que no tengo que combinar demasiados aparatos o cachivaches. En un ratín por la noche, mientras los peques dormían, he resuelto este tema de la manera más autónoma posible. Y eso reconozco que me gusta mucho.

    Creo, como nos dijo en el evento Ana San Vicente, del blog Un 10 en bellezano hay un único método para todo, sino que podemos combinar varios y usarlos del modo que mejor se adapten a nuestras necesidades de cada momento.

    Yo aún voy a dejar en manos de la cera las ingles y muslos, y seguiré con el láser en las axilas hasta terminar del todo con el vello. Pero también es cierto que mi pelo es muy claro y mi piel blanca, así que en ocasiones necesitaré el apoyo de otros métodos. Y lo mejor es tenerlos todos al alcance.

    Me falta probar la Silk Epil SensoSmart bajo la ducha, el cabezal de exfoliación y masaje, y la rasuradora con el cabezal para la cara (para ciertas zonas donde también estoy haciendo láser). Os iré contando mis experiencias por si os resultan de ayuda.

     

     

    About

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing