• La recuperación de las modelos

    by  • 09/08/2014 • Ponte guapa • 0 Comments

     

    image

    Esta semana ha causado sensación las fotos de la modelo Vanesa Lorenzo practicando acroyoga con su pareja. Las fotos las difundió la propia modelo en su cuenta de Instagram pero los medios de comunicación se han hecho eco añadiendo las coletillas y comentarios tan poco originales: “A los siete meses de dar a luz a su hija”. Y ahí empieza una doble forma de ver el asunto: ¿motiva o acompleja? ¿Se exagera en estos comentarios? ¿Se hace demasiado énfasis en el hecho de que Vanessa haya sido madre?

    Yo creo que las fotos son magníficas. Por lo que representan: alguien que disfruta de una actividad saludable como el yoga que forma parte de su vida (lo lleva practicando más de 9 años) y que, por tanto, ha seguido siendo un hábito tanto  en su embarazo como en su recuperación posterior.

    Lo que se saca de contexto (una vez más) es la aportación gratuita y repetitiva de  los medios para decirnos a todas las madres recientes que ‘se puede estar así’ y que ‘las recuperaciones son rápidas, magistrales y alucinantes’ en los casos que seleccionan.

    A mí me gusta apelar al sentido común que cualquiera empleamos, seguro, al recibir estas informaciones. Es decir, los matices de la historia:

    • La modelo lleva practicando yoga 9 años. No es una recuperación puntual, ni una actividad o programa que haya puesto en práctica exclusivamente para recobrar su figura tras el parto. Forma parte de su vida, de sus hábitos y los ha mantenido y se ha beneficiado de ello también, obviamente, durante su embarazo y recuperación posterior.
    • La genética tiene un papel importante: ella estaba estupenda, fibrosa, delgada y tonificada, antes de dar a luz.
    • Embarazo y parto es, de por sí, una experiencia de mucha exigencia física. No es una enfermedad; ¿por qué no va a volver a estar bien después? La maternidad  es un gran acto ‘deportivo’ que requiere fuerza, elasticidad, resistencia…. No te vuelves otra persona. Tu cuerpo responde según  los hábitos y su historia.
    • Su trabajo requiere una buena preparación física, así que es normal que en su rutina el cuidado físico ocupe un papel destacado.

     

    Por lo tanto, yo os recomiendo que veais estas imágenes con la mejor de las actitudes posibles: es una buena inspiración y  una motivación para que confiemos en nuestro cuerpo, en sus capacidades… Para que nos cuidemos antes del embarazo, durante y después. Para que nos contagiemos de la parte positiva de la historia: una mujer que disfruta de su cuidado físico antes, durante y después de gestar y dar a luz.

     

    Y la parte  negativa (comparaciones, desmotivación…) resolverla con ese sentido común que nos centra: una modelo es profesional de la imagen;su tiempo ‘laboral’ debe incluir todo el cuidado que pueda. La maternidad no cambia eso… ¿Acaso vosotras, médicas, abogadas, profesoras, contables… habéis dejado de leer, pensar, documentaros, solo por ser madres?

     

    El día tiene solo 24h así que, incluyamos en él alguna actividad para cuidarnos que nos motive (sobre todo) y nos haga sentir bien. Sea la que sea. El tiempo que tengamos, que podamos. Tal vez no podamos alcanzar ciertos límites pero dedicando un pequeño espacio del día o la semana para hacer ejercicio, nos sentiremos mejor. Sin compararnos con nadie.

     

     

    About

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing