• Hipopresivos: ¿la clave para la recuperación postparto?

    by  • 23/09/2016 • Movimiento • 1 Comment

    hipo+foto

    Seguro que todas las que estáis interesadas en recuperaros bien tras el parto habéis oído hablar de ellos: los ejercicios HIPOPRESIVOS o la GIMNASIA HIPOPRESIVA. 

    ¿Qué es exactamente? 

    ¿Cómo se practica? 

    ¿Qué beneficios aporta?

    ¿QUÉ SON LOS EJERCICIOS HIPOPRESIVOS?

    El origen de la gimnasia hipopresiva se remonta a ciertas pautas respiratorias incluidas en el yoga (Uddiyaha Bandha). Ya entonces los practicantes de esta disciplina lograban crear un ‘vacío abdominal’ a través de la apertura costal para fortalecer la musculatura respiratoria, movilizar las vísceras y optimizar los flujos energéticos. Más adelante, la fisioterapia tomó este patrón respiratorio para el desarrollo de terapias de rehabilitación postural, especialmente para la rehabilitación del suelo pélvico y la recuperación postparto.

    Desde entonces hasta ahora, la gimnasia hipopresiva ha ido evolucionando y actualmente se recomienda, también, como método preventivo para contrarrestar los efectos que ciertas prácticas deportivas e impactos tienen sobre la musculatura perineal. Por lo tanto, es una disciplina que no solo ayuda a las mujeres cuyo suelo pélvico ha sufrido por un embarazo y parto sino que también resulta muy recomendable para todo tipo de mujeres, deportistas o sedentarias (el ejercicio intenso causa pérdida de tono en la musculatura del suelo pélvico, así como también los cambios hormonales), y también para los hombres, ya que ellos no pasan por los cambios fisiológicos de la maternidad pero el ejercicio de impacto tiene efectos, igualmente, en su tejido conectivo y la pérdida de tono en la faja abdominal.

    Resumiendo: la gimnasia hipopresiva es muy eficaz para prevenir/contrarrestar la pérdida de tono en la faja abdominal y la musculatura del suelo pélvico. Esta pérdida de tono se produce por diferentes factores (embarazo-parto, deporte intenso…) y cuando es grave puede provocar prolapsos, hernias e incontinencia.

    ¿EN QUÉ CONSISTE la gimnasia hipopresiva?

    Seguro que si has visto fotos o vídeos, te viene a la cabeza la imagen de alguien metiendo a fondo la tripa. Efectivamente, esa es la imagen más gráfica de los hipopresivos…. pero tiene su técnica.  La base de los ejercicios hipopresivos consiste en una serie de pautas respiratorias con las que abrir la caja torácica, relajando y ‘subiendo’ el diafragma. Se suele realizar de la siguiente manera: una serie de respiraciones, seguidas de una apnea (no coger aire) durante la cual se expanden/abren las costillas logrando esa relajación del diafragma.

    Este sería el modo básico para practicarlo. Pero los estudios más avanzados han visto la implicación importante que tiene el tejido conectivo de todo el cuerpo a la hora de influir en la capacidad de reacción de nuestros músculos de soporte (los que forman la ‘faja abdominal’). Basándose en esto, hay método más completos y complejos de entrenamiento con hipopresivos en los que se han incorporado técnicas de corrección postural, así como de activación del tejido miofascial para lograr mejoras importantes en los beneficios que ya de por sí aporta la respiración hipopresiva.

    hippresivos

    EL MÉTODO QUE YO HE ELEGIDO: LOW PRESSURE FITNESS

    Uno de estos métodos (hasta la fecha es el más completo porque trabaja con todo el cuerpo) es Low Pressure Fitness. Es la escuela que he escogido para formarme como instructora de este método, precisamente por ese enfoque global que tiene a la hora de afrontar la práctica de gimnasia hipopresiva.

    Elegí el sistema ‘LPF’ (Low Presure Fitness) por varias razones:

    1.- Conozco a su fundador, Piti Pinchat, de mis comienzos como instructora de actividades colectivas en la Federación de Aeróbic y Fitness. Piti se ha caracterizado siempre por cuestionar lo establecido e intentar ir más allá, investigando y desafiando convenciones. Gracias a esta inquietud ha puesto en marcha un sistema que toma las bases de la gimnasia hipopresiva y le da una vuelta más, enfocándola como un método más amplio de trabajo postural en el que involucra el tejido conjuntivo para potenciar sus efectos y lograr mejores resultados.

    2.- Es un método en el que no solo se enfoca el trabajo respiratorio y la actividad del diafragma sino que se incorpora el cuerpo entero. Me interesa porque creo que tiene riqueza y puede combinarse con otras dinámicas para encontrar posturas nuevas, series y combinaciones eficaces y, en definitiva, un enfoque global. Mi objetivo, de hecho, es combinarlo con los ejercicios de Pilates que considero más eficaces y en los que se incide en la corrección postural y la activación involuntaria del core (o zona ‘central’). Creo que una buena combinación entre ambas técnicas puede resultar muy enriquecedora.

    ¿CÓMO SERÍA UNA CLASE DE LPF?

    Comenzamos con ejercicios de calentamiento suave mediante respiración, movilización general de las principales cadenas musculares y activación del tejido conectivo buscando posturas en las que potenciar la propiocepción (la conciencia corporal: ser conscientes de nuestra musculatura, de nuestra postura…). Poco a poco esas respiraciones se van dirigiendo para empezar con las pautas de la gimnasia hipopresiva en las que vamos alternando respiraciones completas + apnea y apertura costal. Se van empleando diferentes posturas muy concretas en las que cuidamos al máximo la correcta ejecución para activar nuestro tejido conectivo, para implicar a fondo la musculatura que nos interesa y para notar al máximo esa capacidad que tiene el diafragma para rejajarse, subir, expandirse y conectar con ese sistema miofascial con el que interactúa, potenciando al máximo sus efectos. Terminamos con unos ejercicios de relajación para que el tejido conectivo repose y para ajustar y normalizar nuestro patrón respiratorio.

    ¿QUÉ SIENTES, QUÉ NOTAS AL TERMINAR UNA SESIÓN DE LPF?

    Cuando la gimnasia hipopresiva se realiza con un método en el que se trabaja con todo el cuerpo, la sensación final es muy placentera porque sientes la activación y la conexión de todo el tejido conectivo, además de una relajación completa de los músculos respiratorios. Es increíble cómo el diafragma acusa nuestra tensión emocional, así que la relajación de esta musculatura aporta una pérdida de rigidez importante al resto de nuestra musculatura (espalda, cuello, etc). Pero el efecto más llamativo al terminar y, sobre todo, al seguir una rutina con la práctica de gimnasia hipopresiva, es la sensación de que la faja abdominal se vuelve más competente y ‘trabaja sola’, es decir: no tienes que meter la tripa para sentir que se activan tus músculos, sino que tu zona abdominal funciona ‘en reposo’ y mantiene la postura y las vísceras en su sitio.

    Este es el primer contenido que publico referente a hipopresivos, pero iré ampliando la información. Pronto os iré dando consejos y muestra de ejercicios para que podáis practicar y conocer la técnica más a fondo.

    Os espero.

    About

    One Response to Hipopresivos: ¿la clave para la recuperación postparto?

    1. 26/09/2016 at 1:57 pm

      Yo llevo un tiempo realizando casi a diario estos ejercicios y se lo recomiendo a todo el mundo. La mejoría y resultados tras haber sido madre en dos ocasiones son una pasada. Te dejo por aquí o el link que escribí sobre mi experiencia al respecto por si te interesa. Un saludo!
      https://amareselmotor.wordpress.com/2016/06/20/abdominales-hipopresivos-suelo-pelvico-salud-postparto/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    WP-SpamFree by Pole Position Marketing